Feliz día Profesor o Feliz día Maestro ¿Qué es lo correcto?

  • 1

    La mayoría de profesionales, aun en el ámbito escolar, no pueden precisar con corrección qué se celebra el día 6 de julio de cada año. Para muchos se trata del “día del maestro”, empero se trata del “día del profesor”. Ambos términos parecen sinónimos o en todo caso equivalentes. Sin embargo, desde una perspectiva educativa, el 6 de julio es el día del profesional de la educación, porque un 6 de julio de 1822, José de San Martín creó la primera Escuela Normal para la formación de profesores. Antes de esa fecha, la tarea de enseñar correspondía a las congregaciones religiosas extranjeras, porque enseñar era rezar o catequizar. Cuando se seculariza la iglesia, el naciente estado peruano empieza a crear sus propios organismos, sus propios profesores.

  • 2

    Nombrar “profesor” o “maestro” parece, a simple vista, una discusión fútil. Pero entre las condiciones para elevar a una ocupación como profesión es que tenga su propio lenguaje o sus propias categorías. Así, entre los médicos al hacer el diagnóstico no se podría confundir ni por un instante “tifus” con “tifoidea”, o entre los abogados “interdicción” con “interdicto”.
    Con similar exigencia, en el campo de la Pedagogía debemos diferenciar categorías, aunque existe una variedad de términos no bien precisados que constituyen una panoplia, que no es sino una diversidad de categorías mal usadas.

  • 3

    En una exquisitez del lenguaje, los términos docente, profesor, maestro, pedagogo o educador no son lo mismo.

    El hecho de tener una asignatura a su cargo, escribir en la pizarra, tomar exámenes, cobrar un sueldo o incluso hacer orientación o investigación no da rigurosamente la condición de profesor. Quienes haciendo uso de su profesión hacen labores de enseñanza no son profesores, sino docentes, algunas veces maestros, sí educadores difícilmente pedagogos. Por otro lado, los padres de familia no son profesores de sus hijos ni pedagogos, aunque sí pueden ser educadores y a veces docentes. Hagamos las diferencias a riesgo de generar una discrepancia, sobretodo con quienes se han agregado a su título gestado en estudios académico-profesionales, otro, subrepticia e injustamente, el de profesor.

  • 4

    En este artículo llamamos docente a la persona que realiza labores de enseñanza, de instrucción, de transmisión de información, ayudado con demostraciones prácticas, con exámenes, con toda ese halo de magisterio. El docente puede ser o no profesor, finalmente su labor es enseñar. Por ejemplo, el que sabe que danza y enseña danza, es docente de danzas; el médico que enseña en la universidad será docente de medicina, pero no necesariamente profesor de medicina.

  • 5

    Profesor es el profesional de la educación, es la persona que ostenta estudios y el título para dedicarse a labores de enseñanza y formación.

    Puede ser Licenciado en Educación o simplemente profesor. La calidad de sus estudios, la modalidad “semivirtual” o hasta el pésimo estudiante que fue, es otro problema no menos importante pero no materia de análisis. Al parecer las raíces de “profesor” tienen una connotación sacra como “en pro de una fe”, por ello sus símiles son profeta, profeso, profesión. Al profesor a inicios del siglo XX se le llamaba “preceptor”, “instructor” y cuando surgen las Facultades de Educación a mediados de la década del 40 se les llama licenciados en educación.
    El profesor tiene dos campos definidos de trabajo, la docencia y la administración.

  • 6

    Maestro proviene de “magister” que a su vez lo componen dos voces, “magis” que significa “más” y “ter” que significa “tres”

    Alude a que el maestro debe saber tres veces más. Así lo era en la época medieval cuando sabía más que el oficial y más que el aprendiz. Vulgarmente, maestro sigue asociado al desempeño de labores artesanales o pequeños oficios como carpintero o albañil. Empero, en términos pedagógicos, maestro es la persona que por sus cualidades, práctica, obra, ideales, etc. tiene discípulos o ha creado una escuela o corriente de pensamiento o de acción. El maestro entonces puede tener o no formación académica en educación, puede ser o no profesor, lo que hace su distinción es su capacidad de trascender y hacer trascender, de permanecer en el tiempo a pesar de los cambios generacionales. Por ejemplo, maestro fue José Antonio Encinas, que fue además de profesor, abogado, psicólogo, antropólogo. Pero lo es también José Carlos Mariátegui, que no terminó la educación primaria ni estudió en la universidad, y siendo sincero, en buena hora que no lo hizo, hubiera perjudicado su educación. Cualquier profesor, y no digo un profesor cualquiera, no es maestro. El maestro tiene discípulos, el profesor alumnos o estudiantes, mientras que el docente tiene discentes, y el educador, educandos.

  • 7

    El Educador es la persona que interviene en la formación de otra, de modo directo e indirecto, pero que trasciende en ella.

    Educar viene de educare, de “dar forma”, y de ex ducere, o sea “sacar de adentro hacia fuera”. Educar no es privativo del profesor ni es un espacio de nadie, educar en un sentido riguroso supone alto profesionalismo, pero por su naturaleza misma, educar corresponde a los diferentes actores que se ha llamado “sociedad educadora”. Educador puede ser el padre o madre de familia, el estudiante de sus profesores o de sus compañeros. Educador puede ser el policía, el vendedor de diarios o el periodista que dirige, y a veces mal conduce un medio, pero en fin de cuentas.

  • 8

    En cambio, Pedagogo no es aquel que enseña pedagogía, sino el estudioso del fenómeno educativo, es el científico entregado a la investigación educativa, quien proporcionaba teoría educativa que explique y predigan los hechos y fenómenos educativos. No hay muchos pedagogos, porque la investigación está malvenida o menospreciada. La mayoría de trabajos de pedagogía carecen de rigor epistemológico o sencillamente vuelven a concluir lo mismo que sabíamos.

  • 9

    Pero estas consideraciones, el 6 de julio es día del profesor en recuerdo a la creación de la primera Escuela Normal en el Perú.

    Sin embargo, nuestro saludo a quienes ejercen labores de enseñanza, aunque esperamos que sirva esta aclaración para evitar el uso indiscriminado de conceptos que permiten reivindicar al profesor, porque no se es profesor cuando uno quiera o donde se lo permitan, sino deben ejercer el magisterio quienes tengan compromiso con su vocación, que eso es lo que hace falta.

(*) Tomado del blog de Gabriel Vela Quico

Gabriel Vela Quico

Doctor en Psicología, profesor, dedicado al periodismo.

Gabriel Vela Quico has 1 posts and counting. See all posts by Gabriel Vela Quico

2 comentarios sobre “Feliz día Profesor o Feliz día Maestro ¿Qué es lo correcto?

  • el junio 28, 2018 a las 9:18 pm
    Permalink

    Este artículo me sirvió de mucho cuando aún me formaba en la docencia. Gracias profesor Gabriel por publicarlo.

    Respuesta
  • el julio 2, 2018 a las 9:13 am
    Permalink

    ¿Cómo hago para imprimirlo y enviarlo a mis compañeros?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *