El tráfico vehicular: un agente de estrés

A propósito de un reciente estudio que afirma que más del 60% de limeños aseguran no rendir adecuadamente en sus trabajos a causa del estrés que les provoca el tráfico, y el documental «Don’t drive here» emitido por Discovery Channel, que pone en evidencia el caos del transporte en la capital; hacemos hincapié en la necesidad de tomar medidas (en Lima) para que este fenómeno no continúe mellando en la salud de los ciudadanos y para que, en Arequipa, no se convierta en un problema de similar magnitud.

Si bien es cierto, lo del tráfico caótico no es un problema de hoy, debe ser un problema al cual sí se le dé una solución lo antes posible.

A continuación un ilustrativo artículo (publicado el año pasado), al respecto.

El tráfico en Lima ¿Quién contamina y desperdicia más?

 Son las 8 y 30 de la mañana del viernes 25 de abril. Estoy sentado en el bus de la línea Orion. Este se ha detenido en la Av. Javier Prado, después de voltear la Av. Aviación. Por la ventana se observa a la izquierda los dos carriles de automóviles. Ya van más de 15 minutos y el tráfico se ha movido quiza 50 metros. Observo los automóviles con sus ocupantes y empiezo a contarlos. Hasta donde alcanza la vista distingo a 30 autómoviles, 25 solamente están ocupados por el conductor y 5 por el conductor y un acompañante. De estos, solo 3 portan un cartel que los identifica como taxis. En total son 35 personas que se movilizan en 30 automóviles con sus motores encendidos. Aproximadamente 160 metros cuadrados de pista ocupada y no pueden avanzar. En el bus de Orion están un estimado de 35 personas y ocupan un área de 14 metros cuadrados en la pista.

Se ha producido un atascamiento de vehículos, no es un embotellamiento porque la pista es muy amplia. Ya se han perdido 20 minutos y recién se avanza. El ruido estridente de los claxón martilla los oídos, por que el ruido de los motores, el oído ya se ha cansado y no los escucha. El aire se respira pesado, el ollín se pega en las fosas nasales y al limpiarlos con papel higiénico sale grumos negros.

La pregunta es ¿por qué se ha llegado a este absurdo de contaminación al aire que respiramos, fastidio emotivo por el ruido que escuchamos y pérdida económica debido al tiempo que desperdiciamos?

En este lugar no hay by pass en construcción y por aquí no pasará el metropolitano. Aquí no van a esperar hasta el 2009 donde se anuncia que el tráfico se volverá fluído. Estamos frente a una elegante avenida, muy amplia, rodeada de césped con su hermoso by pass.

Quienes van en los automóviles, seguramente son empleados, ingenieros o especialistas de alguna entidad estatal, formados en las universidades. Algunos seguro son comerciantes u otros son choferes. Quiza no piensen en alguna solución a este problema, talvés se dicen asi mismas algunas frases de descontento por al gestión del Alcalde, o se incriminan por haberse retrazado o maldicen la hora punta o sencillamente no les interesa.

Para encontrar una solución a este problema, requiere un estudio y una investigación. Este problema de atascamiento, en la actualidad no debe ocurrir, porque las ciudades se planifican y el tráfico previamente se simula matematicamente. Los gobernantes de hoy no hacen esto. No planifican, no tienen modelos de desarrollo, no simulan soluciones. Actúan sobre los problemas que encuentran producto del crecimiento empírico de una ciudad. Las escuelas de Ingeniería Civil de las Universidades no plantean modelos para la organización del tráfico. Tampoco hacen investigaciones y exhiben los resultados.

Algunos especialistas (Juan Carlos Dextre) han señalado que construyendo by pass no se soluciona la congestión vehicular, y que en algunos países están siendo demolidos para recuperar espacios para el tránsito de a pie. Esto es cierto, en el caso que observo. Muchos millones de soles gastados en el by pass, y no resolvió el atascamiento vehicular.

Analicemos algunas posibles alternativas que pueden hacer más fluido el tráfico y que disminuyen la contaminación del aire, sonora y el desperdicio del tiempo.

El ancho de una avenida o calle delimita la cantidad de pistas. Este número de pistas fija el número máximo de vehículos que deben ingresar a esa avenida o calle. Si ingresan más vehículos del número permitido se producirá la congestión. En el caso que se observa, si en cada automóvil fueran cinco personas, solamente se requieren 7 automóviles para las 35 personas, resultando que la pista se descongestiona en más de un 60 % de su área ocupada. Es parecido, a un líquido que circula por una manguera, si se excede la presión y cantidad de líquido permitido se produce una obstrucción en la manguera.

Un by pass resuelve el tiempo que se demora en cambiar el semáforo, pero no resuelve el problema del excesivo número de vehículos en la pista. Es por esta razón, que las políticas que limitan el uso del automóvil, como por ejemplo permitir que un día circulen los automóviles de placa con número par y el otro día los de placa con número impar, reduce el número de vehiculos en la pista a la mitad y obliga a que aumente el número de pasajeros en cada automóvil. Se disminuye el número de motores encendidos y baja la emisión de gases contaminantes del aire, disminuirá el número de claxons y el ruido de motores y habría mas espacio para desplazarse a peatones, los vehículos se desplazarían más rápido y se ganaría mucho tiempo. Además que se ahorraría by pass, que después de un estudio, resultan innecesarios.

Utilizar el criterio, resultado de muchos estudios, que una persona para mantenerse saludable debe hacer un ejercicio físico mínimo, como es caminar 30 minutos diarios. Este criterio permitiría definir los paraderos de los buses separados distancias de 15 minutos a pie. Si una persona toma un bus diario, antes de abordarlo caminaría 15 minutos y después los otros 15 minutos. Este criterio debe permitir cerrar cruces en cuadras cortas y adecuar paraderos de buses, separados de las pistas principales donde no debe interrumpirse el tráfico. También con ello se espacian las distancias entre los cruces de los vehículos. Para el cruce de los peatones, resulta muy económico construir puentes peatonales.

Definir el número máximo de buses y automóviles que deben ingresar en cada pista, mediante un estudio de tiempos que se emplean en los cruces semaforizados en intervalos de 90 segundos. ¿Qué distancia recorre un bus en 90 segundos y se detiene? A razón de 50 Km/h un promedio de 1200 metros, descontando el tiempo que se demora en iniciar y detener la marcha. Pero, actualmente hay cruces en cada esquina y semáforos separados 100, otros quiza 150 metros. ¿En que tiempo caminaría 600 metros una persona para llegar al paradero más cercano? A razón de un metro por segundo lo haría en 600 segundos, esto es, emplearía 10 minutos. ¿Cuánto tiempo debe demorar un bus en un paradero? No más alla del tiempo que demoran en subir 30 personas, esto es, a razón de dos segundos por persona resulta que no debe demorarse más de un minuto.

Por otro lado, las rutas de buses deben definir el distrito del cual traslandan personas a otro distrito, según la densidad poblacional. Resulta que hay buses que pasan por 10 distritos y en los diez distritos tienen paraderos que recogen y dejan pasajeros. El pasajero tomaría el bus que lo lleva de un distrito a otro distrito sin tener paraderos intermedios en otros distritos, con esto se ahorraría más tiempo y se disminuye más la congestión.

Se requiere definir los criterios para el tráfico en Lima, producto de una investigación liderada por las universidades, si realmente merecen denominarse tales. Lo señalado son solo algunos criterios, que pienso deben tomarse en cuenta. Debe ser posible definir el número de cruces de vehículos, de cruces peatonales, de semáforos, de paraderos de buses, el número de líneas de buses que se necesitan para el transporte entre distritos, el número de automóviles y otros vehículos que deben circular en cada pista. Y se debe planificar el posterior crecimiento de la ciudad. Creo que después de este estudio, resultará el tren eléctrico como un monumento a la mediocridad, como un insulto a la miseria de millones que viven en Lima, por el momento en que se construyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *