¿Tienes Estrés? ¡Cuidado! es Contagioso

Como la gripe, como los bostezos, también el estrés se contagia, según revela un estudio desarrollado por investigadores alemanes que comprobó que el simple hecho de ver a una persona estresada puede generar tensión en quien hasta ese momento estaba relajado.

Esta idea ya había sido formulada en muchas oportunidades por psicólogos, pero ahora fue llevada al laboratorio por científicos del Instituto Max Planck de Neurociencias, con sede en la ciudad de Leipzig, y de la Universidad Técnica de Dresde.

Los científicos no sólo determinaron que el estrés es contagioso, sino que también establecieron que basta ver a una persona estresada, o incluso una película que enfrenta al espectador con el sufrimiento y la angustia de otras personas, para generar estrés.estres1

Los investigadores se concentraron en el estudio de una hormona, el cortisol, responsable de generar el estrés que es segregada por el cuero cuando se produce este fenómeno, al que se conoce como estrés empático. Para poder sacar sus conclusiones, los investigadores pidieron a un grupo de personas que resolvieran cálculos matemáticos mentales y mantuvieran entrevistas de trabajo.

En el mismo lugar dispusieron un grupo de observadores. Entre esos observadores, un 26 por ciento registró aumentos de los valores de cortisol.

Los investigadores determinaron, a su vez que la observación directa de los estresados y la existencia de un vínculo personal, actuaban como “factores de riesgo” para hacer más posible el contagio. Así, en el caso de las parejas de los participantes de la prueba se detectaron incrementos de la hormona del estrés en un 40 por ciento y en el de personas completamente ajenas sólo un diez por ciento.

Del mismo modo, registraron que si los observadores podían seguir los acontecimientos de forma directa, un 30 por ciento de ellos reaccionaba sintiendo estrés.

Las cosas cambiaban si lo seguían a través de un monitor: en esos casos, sólo un 24 por ciento se estresaba. Veronika Engert, del Instituto Max Planck expresó que “esto significa que hasta los programas de televisión que me confrontan con el sufrimiento de otros me pueden contagiar el estrés”.

La idea de que el estrés es contagioso era sostenida desde tiempo atrás por especialistas que destacaban que esa cualidad se podía apreciar tanto en ambientes estresantes como de persona a persona. Esa convicción llevó a grandes empresas en los últimos años, a buscar crear espacios de trabajo sanos, relajantes y libres de estrés, a partir de la certeza de que en esos ámbitos no sólo mejora la productividad, sino la creatividad. Pero también se recomendaban otras opciones para evitar el “contagio”.

Entre ellas la de no aceptar encargos de tareas con plazos imposibles ni exigencias desproporcionadas, comportarse de forma amable y paciente con personas estresadas y recurrir a elementos como auriculares con música tranquila para aislarse de ambientes con exceso de tensión en los que se debe permanecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *