Hace cuatro años, el gobierno ruso aceptó que los programadores informáticos de aquel país tuvieran su festividad y se estableció el día 256º día del año, que coincide con el 13 de septiembre en un año normal (el día 12 en año bisiesto).

Y tendrán que agradecérselo a un diseñador web de la empresa Parallel Technologies que hace casi 10 años comenzó la recogida de firmas para presentar la proposición al gobierno ruso, que finalmente aprobó hace cuatro años.

La fecha no ha sido elegida al azar, sino que tiene su explicación: el 256º día del año fue elegido porque es la cifra de distintas combinaciones que pueden representarse con 8 bits, número muy conocido entre los programadores. Además, es la mayor potencia de 2 menor que 365, número de días del año, según explican en la Wikipedia.

Ahora, a la espera de que alguna autoridad lo establezca como un día internacional más, la conmemoración está siendo considerada por varios países.

Pero hasta que eso suceda, es un buen momento para acercarse a cualquiera de nuestros programadores conocidos, de estos muchachos que no duermen cuando un script no compila, o que generalmente tienen cara poco sueño por haber estado luchando contra implacables bugs toda la noche, y darles un enorme abrazo (o regalarles un somnífero, por qué no) por hacer que todo lo que nos interesa funcione correctamente. 

Felicitar a nuestros lectores programadores en un reconocimiento a su trabajo, consistente en crear algoritmos matemáticos, de análisis y artísticos que permiten crear aplicaciones en diversos dispositivos electrónicos. Su labor permite un mejor funcionamiento de las empresas con programas que mejoran, agilizan e inspeccionas sus procesos diarios.

Pin It on Pinterest

Share This